Los expertos señalan en el trabajo las indicaciones, las características del colgajo y las complicaciones asociadas. El estudio se ha basado en el análisis retrospectivo de 25 pacientes con defectos de la cavidad oral y la orofaringe reconstruidos con colgajo sural medial desde 2010 hasta 2013 en el Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del hospital. El rango de edad fue de los 18 a los 82 años, con una edad media de 56,6 años. En cuanto a la distribución por sexos, 14 eran varones y 11 mujeres.

Los investigadores explican que, de los 25 colgajos realizados, 15 fueron del miembro inferior izquierdo y 10 del derecho. La longitud media del pedículo fue de 11,21 cm (7-16 cm). En 8 casos presentaban 2 perforantes. No se evidenció ninguna perforante a menos de 8 cm del pliegue poplíteo. El tamaño de la isla cutánea varió según las necesidades del defecto, entre 4 y 12 cm de largo y de 2,5 a 6 cm de ancho, con una media de 9,63 x 4,94 cm.

El cierre de la zona donante fue directo, sin precisar en ningún caso injerto dermoepidérmico. 2 colgajos presentaron necrosis total del mismo. 2 pacientes presentaron celulitis y dehiscencia parcial de la herida quirúrgica en el miembro inferior, que evolucionó favorablemente con tratamiento antibiótico y curas locales.