El pánico retrasa la extracción de muelas, y esto produce molestias en al menos dos tercios de la población. “Muchos buscan ayuda cuando ya el dolor es intenso y frecuente, y llegan a la consulta con apiñamiento, reiterados flemones o caries”, ha afirmado la jefa de Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario La Fe de Valencia, la doctora Carmen Baquero.

Además, según refleja la organización, es más difícil intervenir a quienes tienen ansiedad o miedo, y esto retrasa la extracción de las muelas del juicio o tercios molares. Los expertos indican que un 72% de la población tiene al menos un cordal inferior de difícil erupción y un 45% tiene problemas con el cordal superior.

Al menos 2 tercios de la población siente molestías porque el pánico retrasa su extracción de muelas, y esto provoca que la cirugía de extracción es una de las más frecuentes en los servicios de Cirugía Oral y Maxilofacial. Además causa infecciones, molestias de repetición durante la erupción, motivos ortodóncicos, caries, malposición o patología asociada, según explica la Secom. En el caso de los adolescentes "suele ser por un motivo ortodóncico y casi siempre optamos por extraerlas para evitar complicaciones en el futuro”.

"La eliminación por prevención a esas edades resulta bastante rentable", indica la doctora Baquero. En este sentido, cuando se trata de adultos jóvenes, la principal causa es el apiñamiento dentario, según la especialista, mientras que en adultos suele ser por infecciones de repetición y por problemas de flemones.

De la misma forma, en la edad adulta, el motivo viene por la formación de lesiones de los maxilares en relación con los tejidos que forman la muela. Por ello, en adultos no está tan definido si es necesario extraerlas si no han dado problemas. "Lo normal es quitarlas cuando los dan", afirma la especialista.