El texto, publicado en la Revista de Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, señala que las variables en la investigación demostraron similitud en cuanto a edad, sexo, dificultad y duración de los tiempos quirúrgicos. La medición del nivel clínico de inserción preoperatoria en milímetros fue de 2,68 ± 0,56 vs. 2,63 ± 0,50 (experimental vs. control). Durante la primera semana posterior al procedimiento los resultados fueron: 5,37 ± 1,81 vs. 5,35 ± 1,72; y a los 3 meses la recuperación fue similar en ambos grupos casi a sus niveles basales (2,43 ± 0,89 vs. 2,55 ± 0,92).

Los investigadores realizaron un ensayo clínico controlado, doble ciego, aleatorizado en 20 pacientes sanos con defectos óseos bilaterales posterior a la extracción de un tercer molar retenido. Los pacientes fueron divididos en un grupo experimental y otro de control. Se realizaron mediciones a nivel clínico de la inserción en el área distal del segundo molar previamente a la cirugía, para lo que se usó una férula de acetato.

El fin de los científicos era tener la misma referencia de medición posterior al procedimiento. Las mediciones posquirúrgicas fueron realizadas en las semanas 1, 4 y 12. Estas mediciones, así como los tiempos de evaluación, fueron analizados por medio de las pruebas de t de Student, Chi2 y Kruskal-Wallis.