Durante los raspajes radiculares llevados a cabo por el equipo, no se han encontrado diferencias significativas en los niveles plasmáticos de hsPCR. Aun así, los expertos señalan en las conclusiones de su trabajo que, para confirmar o rechazar la hipótesis de este tratamiento periodontal con antibióticos, los pacientes que han participado en la investigación deben ser observados durante un largo periodo de tiempo para asegurar que no han aparecido efectos adversos.

El estudio señala que la terapia no redujo de forma significativa los niveles plasmáticos de hsPCR, sin embargo, se destaca una tendencia positiva superior al tratamiento sin azitromicina. La investigación también indica que se hallaron en los pacientes una mayor reducción de PS, en el índice arterial y en la frecuencia de detección de Porphyromonas gingivalis.

Los médicos subrayan que el nivel de Prevotela intermedia descendió en comparación con el tratamiento sin antibióticos. Según apuntan los autores, los otros parámetros sanguíneos no cambiaron de forma significativa. “El raspaje y alisado radicular debía ser probado con el uso de la azitromicina”, apuntan los autores, quienes indican que el objetivo del estudio es determinar el efecto de este método a través de varios ensayos clínicos controlados, aleatorizados y simples ciegos.