Proteger la pulpa dental con nuevos biomateriales es el objetivo de un estudio liderado por un grupo de investigadores de Reino Unido, Canadá y Brasil, cuyos resultados se han publicado en Dental Materials. Tal y como explica la Universidad CEU Cardenal Herrera la pulpa dental es el tejido interior de los dientes que está recubierto por la dentina.

Para proteger la pulpa dental se está apostando por nuevos materiales odontológicos que incorporen propiedades terapéuticas para repararla y remineralizar la dentina, señala la universidad en su nota de prensa. La investigación puesta en marcha por los investigadores británicos, canadienses y brasileños, liderada por el profesor del Grado en Odontología de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, Salvatore Sauro, compara 4 tipos de resinas dentales con microrellenos bioactivos.

La finalidad es conocer cuál es la capacidad terapéutica de estos materiales para proteger la pulpa dental, indica la institución académica. Los microrrellenos bioactivos, añade la CEU Cardenal Herrera, se componen de derivados de cinc, bioglass y silicato de calcio y se implantan en los dientes a través de resinas biocompatibles foto polimerizantes.

Los investigadores evaluaron los efectos de estos biomateriales a las 24 horas de su implantación en muestras experimentales y, posteriormente, a los 30 días, para probar las propiedades terapéuticas y biomecánicas (flexibilidad y resistencia a la fractura) así como su biocompatibilidad. A través del estudio genético se ha analizado la diferenciación celular y la bioactividad o capacidad de formación de nuevos tejidos una vez se implantan estos 4 nuevos tipos de biomateriales experimentales.

Los resultados indican que estos biomateriales podrían emplearse en el ámbito clínico para proteger la pulpa dental, favoreciendo su reparación, y remineralizar la dentina que la protege. Los 2 materiales con microrrellenos a base de cinc son especialmente efectivos frente a los otros 2 estudiados, explica la universidad.

Este hallazgo, concluyen los investigadores, supone una alternativa terapéutica adecuada para la protección de la pulpa dental, mediante un tratamiento de restauración que es además atraumático y mínimamente invasivo. La investigación ha sido realizada en colaboración con otros 7 investigadores del King's College London Dental Institute del Reino Unido, la Universidad Federal de Ceará, en Brasil; y la University of British Columbia, en Vancouver (Canadá).