Este proyecto es una de las numerosas líneas de investigación en Biomecánica e Ingeniería Biomédica que se desarrollan actualmente en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, según explica el centro. En esta investigación toma parte el Área de Mecánica de Medios Continuos y Teoría de Estructuras del Departamento de Construcción de Ingeniería de Fabricación. La investigación viene a raíz del proyecto Diseño y fabricación de prototipos de prótesis personalizadas para la articulación temporomandibular mediante técnicas combinadas de simulación, quirúrgica virtual y prototipado rápido.

El proyecto se llevó a cabo en el año 2000 y fue coordinado entre la Universidad de Zaragoza y la institución académica asturiana. Para su desarrollo, el equipo consiguió financiación del Plan Nacional de Investigación durante el periodo 2000-2003, con lo que consiguieron incorporar a profesores de las extintas escuelas de Estomatología (el investigador principal fue el exrector Juan López Arranz) y de Ingenieros Industriales.

El proyecto inicial permitió el diseño de una máquina biomecánica que construyó una empresa suiza, con la que se intenta reproducir las trayectorias de los múltiples movimientos de la articulación temporomandibular. El objetivo era la caracterización de materiales de tipología blanda, tanto biológicos como industriales, que puedan conformar sistemas biomecánicos. Este primer proyecto sentó las bases sobre las que se sustenta la actual investigación sobre el desgaste de la articulación.