El programa se encuentra en vías de desarrollo, y se ha basado en los problemas de salud dental que han sufrido los astronautas en diversas misiones de largo duración, como la Salyut o las estancias en la Mir. En total, la NASA tiene registradas 6 misiones que sufrieron complicaciones debido a alguna enfermedad dental que afectó a algún miembro de la tripulación.

La agencia somete a los astronautas a exhaustivos controles médicos antes de las misiones, pero eso no garantiza que puedan sufrir algún mal una vez se encuentran en la nave o en la estación espacial. Con este programa se pretende que los miembros de la tripulación tengan la independencia de curarse sin tener que volver a la Tierra. Según declara la NASA, mantener la salud dental de los astronautas es vital, sobre todo para futuras misiones de larga duración, como un hipotético viaje a Marte.

Según la agencia, la salud dental es, junto a la salud general, una de las principales preocupaciones de los astronautas antes de ir a una misión. Todos siguen un protocolo riguroso sobre higiene personal que incluye la higiene bucal, como una de las formas para evitar que la misión sufra alteraciones. Los investigadores pretenden que los materiales necesarios para las intervenciones de salud dental puedan ser impresas en 3 dimensiones para ahorrar espacio en la nave.