Estos datos sobre el uso de implantes dentales en mayores de 60 años se han extraído del Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2016. Según explica el responsable de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores, David Curto, “la pérdida parcial o total de piezas es común en personas mayores y esta puede provocar serias consecuencias físicas, como problemas de nutrición; así como alteraciones psicológicas derivadas de la falta de autoestima”.

Este estudio revela, además, que 9 de cada 10 personas mayores de 65 años que llevan implantes considera que estos han mejorado notablemente su calidad de vida. El uso de implantes dentales en mayores de 60 años no presenta, en la mayoría de ocasiones, problemas para estos pacientes.

Según revela el estudio, más de la mitad de los mayores encuestados por Sanitas afirma no haber tenido nunca problemas con sus implantes. Entre los que han sufrido algún tipo de incidencia con sus implantes, el motivo principal ha sido:

  1. La falta de masa ósea (26,2%).
  2. Rechazo al implante (7,8%).
  3. Infección del implante (7,8%).

Además de estas complicaciones, Sanitas recuerda que existen otras contraindicaciones que pueden comprometer el éxito del tratamiento. Entre estas se encuentra el párkinson, la diabetes mellitus, la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares. En estos casos, recuerda, es esencial la valoración profesional de forma individualizada.