El objetivo de este foro, moderado por Vicente Jiménez, presidente de los Foros de Actualidad del COEM (Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid) y Ramón Soto-Yarritu, expresidente del COEM, era implicar a todas las partes involucradas para solucionar esta problemática.

Óscar Castro, presidente del Colegio de Estomatólogos y Odontólogos de España, planteó que en este país salen más dentistas de las facultades cada año que en otros países europeos. Si la OMS establece como medida necesaria un dentista por cada 3.500 habitantes, en España hay uno por cada 12.000. Esto da lugar a la especulación y a la búsqueda de mano de obra barata, según dijo.

En cuanto a la publicidad engañosa, Antonio Montero, presidente del COEM, sugirió que se tomase como referencia a los países europeos. Luego, quiso recordar que en España las sanciones por publicidad engañosa son muy bajas, por las grandes cadenas dentales o temen usar estas estrategias comerciales.

El doctor Montero quiso recordar que en este país se trata al paciente como a un cliente. Según dijo, intentar convencerles para vender los tratamientos más caros con técnicas comerciales está por encima del asesoramiento. También se recordó la importancia de pensar en el aspecto asistencial antes que en la gestión comercial.

Desde la Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad se quiso dejar clara la importancia de cambiar la legislación vigente relativa a la propiedad de clínicas dentales. El director general de Inspección, Adolfo Ezquerra, condenó que el rendimiento económico esté por encima de la salud del paciente.