En su investigación, los cirujanos señalan que han utilizado la septoplastia extracorpórea para tratar casos difíciles de desviación septonasal. Los expertos analizaron 16 septoplastias extracorpóreas con rinoplastia abierta consecutiva. “La técnica se basa en la disección completa del septum cartilaginoso y óseo seguido de una resección septal completa y una reconstrucción en la mesa del quirófano de un nuevo strut en forma de L”, indican los autores.

El estudio señala que el strut es suturado en 3 puntos: la zona K, los cartílagos nasales superiores y la espina nasal anterior. Cada caso individualizado precisa de maniobras complementarias de septorrinoplastia, como la reducción de dorso, las osteotomías o la puntoplastia, según señalan los investigadores.

Los expertos explican que la principal indicación para la cirugía ha sido la secuela de un trauma nasal severo, seguido de las secuelas de labio y paladar hendido. El estudio señala que 3 pacientes fueron sometidos a una rinoplastia secundaria, uno de ellos con cirugía ortognática. La fractura septal cartilaginosa conminuta fue el hallazgo intraoperatorio más frecuente.

Los cirujanos concluyen que todos los pacientes refirieron una importante mejoría de su obstrucción nasal y tuvieron una percepción satisfactoria en su aspecto estético. Las fotografías tomadas por los especialistas y presentadas en el estudio muestran una importante mejoría de la simetría nasal y del aspecto estético general de la nariz.