La sequedad en la boca puede indicar alguna enfermedad grave en la cavidad oral, según indican desde la Asociación de Cirugía Bucal Alemana. Los cirujanos señalan que la sequedad se produce cuando no se genera suficiente saliva en la boca, “algo que se puede deber a un mal funcionamiento producido por una infección, un cálculo, un tumor o un quiste”. Cuando eso sucede, el paciente siente la boca seca y puede llegar a tener dolores en cualquier área de la cavidad oral.

Los médicos indican que, por lo general, el tipo de dolor dice mucho de la posible causa de la sequedad en la boca. Cuando se trata de una infección aguda, de manera independiente de si se debe a una bacteria o a un virus, los pacientes sienten un dolor constante, como un martilleo en la zona afectada, e hinchazón color rojizo.

En cambio, cuando se trata de un cálculo en la glándula salival, la salida se tapa y el dolor se percibe cuando la glándula se ve estimulada, porque se genera saliva que no puede fluir y causa un tirón o un dolor muy puntual, según apuntan los expertos. “En ese caso, será necesario extraer el cálculo. Si no se puede, habrá que retirar toda la glándula y su tarea será asumida por las demás, que se verán un poco más recargadas”, subrayan los cirujanos alemanes.

Los médicos apuntan que, si el resto de glándulas no llegan a funcionar bien, el problema puede ser mayor, “por lo que vale la pena que la extracción de toda la glándula sea la última opción que se baraje como tratamiento". Cornelius Klein, cirujano miembro de la organización, apunta que mientras las glándulas funcionan sin inconvenientes, nadie les da importancia, pero que lo mejor es no esperar a que fallen para cuidarlas.

“Un modo de darle el cuidado necesario es mantener una buena higiene bucal y beber mucho líquido. Si siente la boca reseca, también se pueden estimular las glándulas con chicle o algún alimento más bien ácido”, indica el experto.