El experto señala que las enfermedades bucales no solo afectan a la boca, sino que a menudo impactan en distintas partes del organismo. Por lo que recomienda mantener una correcta higiene bucal para garantizar la eliminación de bacterias, y tener revisiones periódicas al dentista. Gómez indica que esta es la única manera de evitar estas enfermedades o tratarlas en un estadio previo que minimice sus síntomas.

“No hay que olvidar que la boca es el órgano por el que se ingieren los alimentos y por ello es una fuente de patologías, que puede provocar problemas serios e importantes. Las enfermedades bucales deben ser tratadas con la gravedad que les corresponde”, subraya el médico.

Este médico señala que las enfermedades más comunes entre la población española son 7, entre las que se encuentran la caries, que sufre una de cada 4 personas sin que esté en tratamiento. Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), casi todos los adultos tendrán caries en algún momento de su vida. En función de la gravedad de la caries, estas pueden tratarse con obturaciones (empastes), coronas o endodoncias. Si el daño es demasiado extenso es probable que haya que extraer el diente, porque no se pueda conservar. 

Las 7 enfermedades bucales más frecuentes

La gingivitis también aparece en el ranking. Se trata del estadio temprano de una enfermedad en las encías, una infección de los tejidos alrededor del diente causada por la placa dental. Los síntomas son enrojecimiento de las encías, inflamación, sangrado (frecuente o espontáneo) y mal aliento.

La periodontitis es la forma avanzada de la enfermedad de las encías, una causa importante de pérdida de dientes en adultos. Solo en España, el 85% de la población entre 35 y 44 años tiene algún problema periodontal, porcentaje que se eleva hasta más del 90% en la población entre 65 y 74 años.

La candidiasis es una enfermedad bucal contraída por una infección de hongos que se manifiesta como una película blanca en la boca. Es frecuente desarrollar esta infección si se tiene una enfermedad que afecta al sistema inmunitario, lo que incluye el VIH o cáncer, así como personas que usan esteroides para controlar el asma. También las personas con diabetes sin tratar o no controlada son susceptibles de padecerla, porque el azúcar en la saliva estimula el crecimiento de hongos. También es común en personas que usan dentaduras postizas. 

El conocido coloquialmente como chirriar de dientes está aumentando cada vez más entre la población infantil y adolescente, a los que de hecho afecta ya entre el 20 y el 30%. Los estados de ansiedad y estrés, las enfermedades neurológicas o reumatológicas o ciertos hábitos que aumentan los síntomas (como la ingesta de chicles o morderse las uñas) son las principales causas del bruxismo.

El tabaco, el abuso de alcohol y el virus del papiloma humano aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de boca, que tienen el doble de riesgo de padecerlo los hombres que las mujeres. Durante los chequeos regulares, el dentista examina la boca buscando síntomas como lesiones rojas o blancas, llagas que no sanan y puntos rugosos, escamosos. Como prevención, conviene evitar los factores de riesgo como son el tabaco y el alcohol, y visitar regularmente al odontólogo. 

Los dientes oscurecidos Son varias las enfermedades bucales por las que los dientes pueden cambiar de color. Tras un trauma, el nervio queda afectado con frecuencia y se produce el oscurecimiento del diente. Otras causas pueden ser algunas enfermedades o el uso de algunos medicamentos (como las tetraciclinas que se usaban antiguamente como antibiótico entre los niños). Cuando un diente cambia de color, significa que algo le ocurre al diente y esa señal debería ser tomada como una alerta.