Los aceites esenciales con y sin alcohol son efectivos para eliminar el biofilm que se forma en la cavidad oral, tal y como ha demostrado Víctor Quintas González en su tesis doctoral por la Universidad de Santiago de Compostela (USC). Los principales resultados han sido publicados en las revistas Oral Sciences Research y Frontiers in Microbiology. La International Association of Dental Research ha reconocido su trabajo y la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración le ha concedido un premio de investigación.

La tesis doctoral, dirigida por Inmaculada Tomás, muestra el desarrollo de actividad antibacteriana en presencia de los aceites esenciales. Hasta el momento, las investigaciones realizadas se habían llevado a cabo in vitro o sobre placa bacteriana desestructurada. Los resultados, no obstante, cambiaron al analizar su actividad mediante un enjuague activo, pues consiguieron una eficacia muy similar a la de la clorhexidina, el antiséptico oral más utilizado en la actualidad.

Los aceites esenciales sin alcohol serían, por tanto, una alternativa equivalente a los alcohólicos tradicionales, incluso podrían ser considerados como mejores debido a su actividad antiplaca. Esta propiedad está asociada a los ingredientes “no activos” que se encuentran en los aceites esenciales sin alcohol, según informa la USC en una nota de prensa. Dichos ingredientes son los que han podido influir en que la actividad de ambos antisépticos sea distinta.

El investigador analizó el grosor, la viabilidad bacteriana y el área ocupada por el biofilm oral que se había originado en un dispositivo, patentado por la USC, antes y después de una única aplicación de aceites esenciales. La patente de la USC analiza las bacterias que se adhieren a la superficie de los sustratos sin romper la delicada estructura que se encuentra en estado natural, informa la propia USC.

Asimismo, Quintas evaluó la actividad de enjuagues continuados sobre el desarrollo del biofilm in vivo mediante técnicas de microscopía de barrido láser confocal y un nuevo software denominado Dentius Biofilm. La herramienta informática ha sido diseñada en colaboración con la investigadora del Centro de Singular de Investigación en Tecnologías de la Información de la USC Maria José Carreira para que el análisis automatizado de las bacterias del biofilm oral fueran viables.