Se estudiaron 1.000 pacientes, de estos 488 presentaron ruidos en la articulación temporomandibular, al ser sometidos a una evaluación clínica que incluía la palpación de los músculos masticatorios, la valoración de las superficies dentales y los movimientos mandibulares. Se efectuó un interrogatorio para determinar la presencia de hábitos parafuncionales y la terapia ortodontica.  

De los 488 pacientes con ruidos en la ATM el 95% presentó chasquidos. El 73% de los ruidos se mostró en una articulación. Un 48% presento dolor en uno o varios músculos masticatorios, con un valor de P=.469, sin haber diferencias significativas. Las facetas de desgaste mostraron un valor de P=.000 y las interferencias oclusales excéntricas un valor de P=.000, mostraron ambas diferencias significativas.

El hábito parafuncional, como el apretamiento o rechinamiento durante el día, 30,5%.  El 6% de los participantes fue sometido a un tratamiento de ortodoncia. De las variables, hubo discrepancias entre la presencia de interferencias oclusales excéntricas (85%) y los facetamientos patológicos (74,6 %) en comparación con las demás variables de estudio. La afectación del sistema articular es frecuente y existe una relación con el factor oclusal.  

Los elementos determinantes de la oclusión presentaron algún grado de afectación.  El factor dental mostró una mayor frecuencia. La articulación temporomandibular constituye una de las articulaciones más complejas del organismo. Se encuentra constituida de 3 elementos articulares: el cóndilo mandibular, la cavidad glenoidea y el cóndilo del temporal y el disco interarticular.