Según explica el texto, el sistema posicionador para cirugía ortognática, también denominado SPO, se pudo aplicar con éxito en diversos casos sin observarse fenómenos de intolerancia al material. Permitió simplificar notablemente el procedimiento y reducir los tiempos quirúrgicos, además de evitar la fijación intermaxilar, el moldeado de la miniplaca y la necesidad de realizar mediciones intraoperatorias. En el estudio postoperatorio se obtuvo una precisión media del 68,1% ±1 milímetros.

El estudio es un análisis prospectivo observacional sobre 10 casos de cirugía bimaxilar en los que se ha seguido un protocolo de planificación inversa. Tanto la guía como la miniplaca personalizada fueron diseñadas con tecnología computer aided-desing/manufacturing (CAD-CAM) y fabricadas por sinterizado láser de polvo de titanio puro comercial. Para analizar la precisión obtenida, los científicos realizaron un estudio comparativo que superponía la planificación con una tomografía computarizada que había sido hecha un mes después de la cirugía.

El estudio explica que los avances tecnológicos en planificación e impresión 3D permiten sinterizar productos sanitarios personalizados mediante un flujo de trabajo completamente digital. El objetivo de los investigadores es presentar y evaluar un nuevo sistema posicionador para cirugía ortognática que esté basado en el uso de una guía hueso-soportada, y  en una miniplaca personalizada que permite posicionar el fragmento maxilar sin la necesidad de una férula oclusal intermaxilar.