La Asociación Británica de Cirujanos Orales y Maxilofaciales (BAOMS) ha alertado del peligro “potencialmente mortal” de hacerse un piercing en la cavidad oral o una intervención para tener la lengua bífida. “Cualquier persona que tenga este tipo de modificación corporal puede llegar a desarrollar complicaciones o infecciones graves”, asegura el grupo de cirujanos especializado en lesiones de este tipo.

“Antes de hacer un piercing, la piel puede limpiarse con antiséptico; sin embargo, la boca no puede limpiarse de la misma manera”, justifica la BAOMS. “En la cavidad oral siempre hay una mezcla de gérmenes, buenos y malos, y romper el revestimiento protector puede dejar entrar un microorganismo que amenace ese equilibrio”, explican.

“Es poco probable que este consejo detenga a aquellos que desean hacerse un piercing o la lengua bífida”, admiten; aun así la asociación espera que este comunicado ayude a quienes lo hagan a comprender el riesgo que entraña la modificación corporal. “Si se empieza a desarrollar infección o el piercing sangra, deben que acudir urgentemente a un servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial: su vida depende de ello”.