“La clasificación de las enfermedades periodontales y periimplantarias se adapta a los nuevos tiempos y conocimientos”, es el mensaje que ha querido transmitir la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) tras delinear, junto a más de 5.000 profesionales, la nueva clasificación de enfermedades periodontales. El documento, redactado en Sevilla durante el Congreso de la Periodoncia y la Salud Bucal, se hará público el próximo 22 de junio el congreso EuroPerio9, que celebrará la Federación Europea de Periodoncia en Amsterdam.

"La trascendencia y novedad de esta nueva clasificación radica, fundamentalmente, en el hecho de que cuenta con un amplio consenso”, explica SEPA en una nota de prensa. Por primera vez en la historia, y tras casi 2 décadas desde la última clasificación, “las 2 organizaciones científicas más importantes del mundo en el ámbito periodontal, la Federación Europea de Periodoncia (EFP) y la Academia Americana de Periodoncia (AAP) se han reunido para aprobar una clasificación realmente global”.

La anterior, datada en 1999, contaba solo con la opinión de la AAP, de manera que “no reflejaba los avances ni se adaptaba los conocimientos científicos surgidos en los últimos 18 años y carecía de la legitimación a nivel global”, explica Mariano Sanz, catedrático de Periodoncia de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Mientras, la clasificación de enfermedades periimplantarias surgía de los workshops europeos organizados por la EFP.

“Es evidente que la ciencia no tiene fronteras y que el acceso a la información es universal, pero todas las profesiones sanitarias necesitan directrices para implementar los conocimientos científicos y aplicarlos eficazmente en el manejo de la salud los tejidos periodontales y periimplantarios”, defiende Sanz. Gracias a su objetividad, señala Figuero, la nueva clasificación “va a permitir diagnosticar a los pacientes de una forma más protocolizada”.

Desaparece la periodontitis agresiva

En la nueva clasificación de las enfermedades periodontales, la periodontitis agresiva y la periodontitis crónica desaparecen como tal y pasan a denominarse simplemente periodontitis. A pesar de catalogarse como una única enfermedad, la periodontitis se dividirá en 4 estadios y 3 grados, dependiendo, respectivamente, de la severidad y complejidad de su tratamiento, y de la agresividad y factores de riesgo para el paciente.

“Se ha apostado por un enfoque de clasificación similar al que se utiliza en Oncología”, explica Sanz, “la definición en estadios permite conocer inmediatamente el grado de severidad y complejidad, y los grados denotan la agresividad de la enfermedad o la debilidad del paciente que sufre la enfermedad”. La nueva clasificación introducirá también un epígrafe sobre la mucositis periimplantaria y la periimplantitis; así como otras condiciones clínicas asociadas a enfermedades, como los abscesos periodontales.

“Esta clasificación permite una comunicación mucho más transparente y eficaz entre el profesional y el paciente, ya que se podrá transmitir más fácilmente el tipo de tratamiento necesario para cada estadio de la enfermedad y las pautas preventivas más o menos estrictas”, defiende el doctor Sanz sobre la utilidad investigadora y la positiva repercusión en el manejo clínico que conllevará la adopción de las nuevas pautas. Entre otras cosas, señala Figuero, la guía “resuelve el problema habitual en la práctica clínica de diagnosticar cuando teníamos que distinguir entre la periodontitis agresiva y la crónica”.