“La secuencia Pierre Robin presenta una retro/micrognatia grave que produce desde dificultad en la entrada de aire hasta apnea obstructiva, en cuyo caso la distracción mandibular es el tratamiento de elección”. Esta es la conclusión de un estudio del Complejo Hospitalario Universitario de Granada sobre el tratamiento de la secuencia de Pierre Robin. Los expertos apuntan que el postoperatorio de dicha intervención requiere una estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos para el manejo de la vía aérea, entre otros.

Según los datos presentados por los autores del estudio, se concluye que el postoperatorio en el tratamiento del Pierre Robin es corto y con una baja tasa de complicaciones. Los investigadores también analizaron la evolución y la tasa de complicaciones en el postoperatorio inmediato de la distracción osteogénica mandibular en el Hospital Materno Infantil de Granada, hospital de referencia andaluz en dicha técnica.

Los médicos han llevado a cabo un estudio observacional descriptivo en un grupo de niños a los que se les ha realizado una distracción mandibular para tratar la secuencia de Pierre Robin entre los años 2006 y 2016. El estudio incluyó un total de 20 pacientes. Los datos han sido analizados con el paquete estadístico IBM SPSS Statistics 20, según apuntan los investigadores.

El estudio precisa que todos los pacientes fueron ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos durante 5,5 días de mediana. “Los días totales de ingreso hospitalario fueron de 8 días de mediana. Un total de 10 enfermos (50%) presentaron fiebre. Se consiguió instaurar la nutrición enteral, de media, a los 2 días de la intervención”, escriben los expertos.

Los médicos explican que la distracción osteogénica mandibular es una técnica quirúrgica relativamente nueva que permite el alargamiento mandibular para aliviar la obstrucción de la vía aérea en pacientes con hipoplasia mandibular, normalmente producida por la secuencia Pierre Robin. “La distracción mandibular ha revolucionado el manejo de defectos en el campo de la cirugía craneofacial, y el procedimiento se ha convertido en ampliamente aceptado en hospitales de todo el mundo”, apuntan los expertos.