Implantes dentales

Los implantes dentales pueden fracasar como consecuencia de una patología periimplantaria, que se da en más de la mitad de los casos. Así se ha puesto de manifiesto en el Congreso de la Periodoncia y la Salud Bucal, celebrado recientemente en Valencia. Los últimos avances en este tipo de tratamiento, así como el futuro y desafíos pendientes han sido algunos de los temas abordados, según ha informado la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA).

Tal y como recoge la agencia EFE, los implantes dentales son cada vez más estéticos, duraderos y seguros. Sin embargo, no están exentos de complicaciones y puede fracasar. Por esta razón, se intenta siempre preservar el diente original, de acuerdo con los participantes.

Para Ion Zabalegui, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, “la introducción de la terapia predecible con implantes dentales en la década de los 80 supuso un enorme avance para el bienestar de la humanidad”. No obstante, aún sigue habiendo más personas a las que le faltan piezas dentales que personas con implantes. Por eso, considera que todavía queda mucho trabajo por hacer.

En ese sentido, Regina Izquierdo, profesora de la Facultad de Odontología de Valencia, ha puesto el foco en la reducción de las complicaciones como uno de los retos. Entre esas complicaciones está la periimplantitis, una de las enfermedades periimplantarias que pueden aparecer en esta población. “El incremento de su prevalencia y su nefasto impacto sobre el pronóstico de los implantes hace que cada vez se le preste más atención”, ha destacado.

Impacto de las enfermedades periimplantarias

De acuerdo con un estudio reciente, más de la mitad de las personas con implantes dentales acaba desarrollando una patología periimplantaria a medio plazo. En muchas ocasiones, esa patología puede derivar en el fracaso del implante. “Aún se está lejos de tener respuestas satisfactorias para una gran mayoría de pacientes”, ha reconocido Alberto Sicilia, profesor titular de Periodoncia en la Universidad de Oviedo.

“La infección de los implantes es claramente uno de los retos a superar, al igual que el mantenimiento del grosor de la encía y el hueso vestibular de los implantes a largo plazo”, ha apuntado, por su parte, José Nart, jefe del Departamento de Periodoncia de la Universidad Internacional de Cataluña.

En el ámbito de la Cirugía Plástica, tanto implantológica como periodontal, se ha avanzado hacia una “mínima invasividad”, según Sicilia. Esto ha permitido mejorar los resultados y reducir la morbilidad, además de optimizar la vida del paciente. Respecto a la regeneración ósea, en defectos complejos “sigue siendo poco predecible y con un número de complicaciones elevadas”.