En los casos de fracaso de la reducción quirúrgica cerrada, se realizó otra intervención, con una resolución total de las quejas del paciente. El estudio proporcionaba datos básicos sobre fracturas nasales y señalaba que es importante para el enfoque terapéutico y la planificación, así como la mejora en la organización y cuidado de estos pacientes, el uso de un parámetro entre los diversos servicios hospitalarios para proporcionar información para la mejora continua de los servicios y sus rutinas.

Los expertos indican que, en comparación con estudios mayores, se encontró cierta homogeneidad en términos de género, grupos de edad y etiología de las fracturas. Se realizó una encuesta específica sobre las fracturas nasales, en contraste con la mayoría de estudios epidemiológicos que tratan de hacer encuestas de fracturas nasales en comparación con fracturas faciales en general.

El estudio señala que el 67% de los tratamientos quirúrgicos realizados fueron a través de reducción cerrada de la fractura con una espera previa de 5 a 7 días para la reducción del edema, según señalan los expertos. Las decisiones sobre el tipo de tratamiento se tomaron principalmente por la evaluación clínica del paciente, como destacan.

Para los autores, reducción quirúrgica cerrada resulta el método más adecuado para tratar astas lesiones. El texto señala que las fracturas nasales están entre los traumas más frecuentes en el ámbito de la cirugía buco maxilofacial. Los pacientes del género masculino son los que presentan más comúnmente traumatismos en la cara. En este trabajo el 80,57% de los pacientes fueron de género masculino.