Los síntomas de celiaquía se notan también en los dientes.

Los síntomas de celiaquía se notan también en los dientes. De hecho, una visita al dentista puede servir para detectar precozmente dicha enfermedad, según Compromiso y Seguridad Dental (CSD). Esta organización es una asociación sin ánimo de lucro que busca implantar estándares de calidad en las clínicas dentales. Para ello, ha creado el decálogo de derechos del paciente, por ejemplo.

Para empezar, los síntomas de celiaquía a nivel bucal se notan en el esmalte dental. Los dientes pueden estar decolorados y presentar manchas marrones, amarillentas o blanquecinas. Asimismo, la celiaquía puede provocar mal desarrollo del esmalte. Este puede presentar un aspecto no homogéneo y ser más translúcido de lo normal. Los dientes pueden también crecer de manera asimétrica o crecer con retraso.

Más síntomas de celiaquía

A nivel de la cavidad bucal, los síntomas de celiaquía se traducen en aftas recurrentes y el llamado síndrome de la boca seca. Las glándulas salivares se alteran como consecuencia de la enfermedad celiaca y disminuye la producción de saliva. Esto da lugar a sequedad bucal, lo cual dificulta el habla, la masticación y la deglución, además de provocar halitosis. Por otro lado, la alteración salivar puede favorecer la aparición de caries y enfermedades de las encías, aunque no hay mucha evidencia de esto último.

Lo que sí se ha observado es que las personas con celiaquía acuden más al dentista. Estas visitas ayudan a detectar la enfermedad celiaca de manera precoz. “La exploración tiene 2 objetivos. El primero, comprobar la salud bucal general de los pacientes y, en su caso, detectar la presencia de esta enfermedad. El segundo es prevenir los efectos de la celiaquía en la salud bucodental”, explica el especialista Héctor J. Rodríguez, colaborador de CSD.

Prevenir los síntomas de celiaquía

Para evitar los síntomas celiacos en los dientes, es “imprescindible” mantener una higiene bucodental diaria. De igual modo, hay que evitar alimentos con gluten, ácidos y azucarados. “La mejor cura es la prevención. Un diagnóstico precoz de afecciones como la caries o la gingivitis evitará que estas dañen nuestros dientes o encías de forma grave o irreversible”, concluye el experto.

La enfermedad celiaca es una patología del sistema inmune que hace que el consumo de gluten provoque daños en el intestino. Los síntomas pueden centrarse en el aparato digestivo o extenderse a otras partes del cuerpo. De hecho, la celiaquía se manifiesta de manera distinta según la persona. Una puede presentar dolor abdominal y diarrea y otra sentir irritación o depresión. En algunas personas, es asintomática.