Tal y como aseguran los autores del estudio, el objetivo de la investigación ha sido evaluar que relación hay entre tocar un instrumento musical (violín, viola e instrumentos de viento) y el desarrollo del trastorno temporomandibular en el músico. Para ello analizaron los estudios observacionales realizados sobre este asunto y recogidos en bases de datos como Medline, Web of Science y Google Scholar.

Tras analizar las investigaciones previas, los autores señalan que la relación entre tocar un instrumento musical y el desarrollo del trastorno temporomandibular en el músico no es tan evidente como se establecía en la literatura científica. En su opinión, hay pruebas limitadas para concluir que tocar un instrumento pueda incrementar el riesgo de sufrir un trastorno temporomandibular.

Según recalcan, los estudios que investigaron la presencia de este tipo de trastornos en violinistas obtuvieron resultados ambiguos, y algunos de ellos no informaron de la asociación entre el uso de estos instrumentos y la presencia de signos y síntomas de trastorno temporomandibular.