El equipo explica que el método de reconstrucción dental está basado en ecuaciones de regresión polinomial para reconstruir el esmalte desgastado de los molares inferiores, a partir de planos obtenidos empleando la técnica de microtomografía computarizada ubicada en el Cenieh. Además, los expertos explican en el estudio el protocolo de reconstrucción, que es exportable a otros dientes o elementos anatómicos.

El estudio indica que la metodología de esta reconstrucción dental se ha validado a partir de 2 variables: el tiempo de formación del esmalte y de sus tasas de extensión. Para diseñar el protocolo, los científicos han tenido en cuenta el grosor del esmalte de una cúspide específica de los molares inferiores (conocida como protocónido) y la altura de la corona de esta misma cúspide, o esmalte cuspal. Para realizar el proceso de validación, se han usado simulaciones de dientes desgastados.

Los autores subrayan que la reconstrucción de estas variables se ha realizado a través de metodologías descritas de forma previa en la literatura científica, que no fueron sometidas a un proceso de validación, con el fin de comparar los resultados entre todos los métodos disponibles.