Aunque se trata de casos excepcionales, la infección de los implantes dentales puede derivar en una septicemia (una infección generalizada) como la que hace unas semanas llevó al cantante Antonio Carmona a ser hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y recibir sedación. La presidenta ha revelado a la agencia EFE que varios referentes del campo de la implantología, cirugía periapical y enfermedades preiimplantarias participarán en el encuentro, destinado a profesionales de la cirugía bucal y la implantología oral, así como a odontólogos y estudiantes de odontología que quieran actualizarse en estos campos.

Según indica la experta, el paciente debe saber que “los implantes dentales necesitan tanto o más cuidado que un diente, ya que pueden derivar en una inflamación con síntomas como sangrado, mal aliento o una pérdida ósea si se mantiene en el tiempo. Peñarrocha comenta que las infecciones dentales más habituales suelen derivar en mucositis, un problema inflamatorio que afecta a los tejidos blandos y que si no se trata a tiempo puede originar una periimplantitis, lo que puede llevar a una pérdida del soporte óseo en el que se ha integrado.

"Las infecciones sobre implantes dentales son tan habituales como las que ocurren en los propios dientes", apunta Peñarrocha.

La experta añade que las infecciones ocurren debido a que las bacterias están presentes y conviven de forma habitual en nuestra boca. “Cualquier cirugía oral, incluso una extracción que conlleve sangrado puede derivar en un proceso de infección. Por eso, el profesional odontólogo es el que debe determinar a qué paciente administrar antibióticos.