Bruselas ha destinado a esta convocatoria 605 millones de euros en el marco de Horizonte 2020, el programa de la Unión Europea de investigación y desarrollo en el que está enmarcada la iniciativa Consolidator Grants. El profesor Jean-Pierre Bourguignon, presidente del ERC, apunta que este año ha vuelto a crecer la demanda de este tipo de ayudas. “Los becados gozarán de total libertad y flexibilidad para contribuir a impulsar grandes avances en la ciencia”, añade.

En España, según un comunicado de la Secretaría de Estado de I+D+i (SEIDI), esta iniciativa ha permitido atraer a investigadores extranjeros de primera línea y el regreso de científicos. Este año las becas concedidas a los centros españoles han destacado por su carácter multidisciplinar. A esta edición se han presentado 2.035 propuestas, de las cuales se han seleccionado 314 proyectos que pertenecen a una amplia gama de disciplinas en ciencias de la vida.

El campo de las ciencias físicas e ingeniería, ciencias sociales y humanidades también se han beneficiado de las becas europeas. Según las estadísticas del ERC, se han seleccionado 148 propuestas de ciencias físicas, 97 de ciencias de la vida y 69 proyectos de ciencias sociales y humanidades, de un total de 23 países. La Universidad Autónoma de Barcelona ha sido una de las seleccionadas por su propuesta de trabajo sobre la influencia política de los emigrantes en con los países de acogida.

Entre los seleccionados se encuentran investigaciones como la de Karim Benchane, que trabaja en la reactivación de recuerdos durante el sueño para crear recuerdos artificiales y tratar a pacientes con estrés postraumático. Otra de las investigaciones, desarrollada en la Universidad de Utrecht (Holanda), se centra en la creación de terapias regenerativas para tratar enfermedades del corazón, una patología que afecta a más de 3 millones de personas cada año en Europa.