Entre los profesionales a favor de trasladar al niño a Estados Unidos se encuentran también 2 expertos españoles del hospital Vall d'Hebron de Barcelona -Ramón Martí y Yolanda Cámara, según The Daily Mail-. Tal como ha explicado el magistrado a Sky News, durante el encuentro se ha tratado de “llegar a un acuerdo mutuo” sobre el tratamiento de baby Charlie que, actualmente, se encuentra conectado a un respirador artificial afectado por daño cerebral y debilidad muscular progresiva.

¿Muerte digna para baby Charlie?

Durante una de las últimas sesiones, celebrada el jueves 13, la Corte ya escuchó el testimonio de Hirano, profesor de neurología en el Centro Médico de la Universidad de Columbia. Según recoge la agencia de noticias DPA, el médico aseguró por videoconferencia que la probabilidad de mejora de baby Charlie tras someterse al tratamiento experimental sería de, al menos, el 10%.

El Great Ormond Street Hospital de Londres contradijo esta opinión desde el primer momento y aseguró que “la terapia propuesta por los médicos estadounidenses y los padres baby Charlie, Chris Gard y Connie Yates, no supondría ningún beneficio”. En ese momento, los especialistas recomendaron también detener los aparatos de soporte vital del niño.

Tanto los tribunales británicos como europeos habían dado ya el visto bueno a la muerte digna del menor cuando los tutores pidieron una revisión del caso, alentados por los mensajes de apoyo del papa Francisco y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Trump “encantado de ayudar”

“Si podemos ayudar al pequeño Charlie Gard, con la conformidad de nuestros amigos en el Reino Unido y el Papa, estaríamos encantados de hacerlo”, tuiteó el presidente. Minutos más tarde, la portavoz de la Casa Blanca, Helen Ferre declaró que “Trump está tratando de ser lo más útil posible pero no quiere, de ninguna manera, presionar a la familia de baby Charlie”.

Los padres del niño agradecieron el apoyo y trasladaron la petición de ayuda a la primera ministra británica Theresa May, quien declinó su intervención en el caso. No obstante, declaró en el parlamento su confianza en que el hospital tendría en cuenta “cualquier oferta o nueva información que pudiese contribuir al bienestar del niño enfermo”.

If we can help little #CharlieGard, as per our friends in the U.K. and the Pope, we would be delighted to do so.

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 3 de julio de 2017

Abusos y amenazas por el caso baby Charlie

Frente a dichas intervenciones, el hospital londinense reiteró que la opinión de sus expertos sobre lo que era mejor para baby Charlie no había cambiado. Durante esta audiencia, el juez Francis señaló que el personal médico y los abogados del hospital habían sufrido abusos y amenazas relacionados con el caso baby Charlie.

“La situación de Charlie es desgarradora para sus padres, y difícil para todos los involucrados, incluidos los médicos y enfermeras que cuidan de él, pero las intervenciones externas, no importa lo bien intencionadas que sean, no son útiles”, ha declarado al respecto Neena Modi.

“Desafortunadamente, situaciones como la de baby Charlie, que implican la retirada del soporte vital, no son infrecuentes y caen dentro de las responsabilidades de muchos pediatras”, ha recordado la presidenta del Royal College of Paediatrics and Child Health en una carta abierta.

https://youtu.be/XueR4V2RHAI