La escasez de especialistas de Anatomía Patológica preocupa a Federico Rojo.

La falta de especialistas en Anatomía Patológica es uno de los problemas que enfrenta esta especialidad. Tal y como ha subrayado Federico Rojo Todo, es una especialidad cada vez más compleja, que requiere un mayor esfuerzo y es más laboriosa. El, jefe del Servicio de Anatomía Patológica de la Fundación Jiménez Díaz, ha participado en Los Desayunos Informativos  de MedsBla. En este encuentro ha asegurado que la falta de especialistas en Anatomía Patológica se puede deber a que cada vez tienen más carga de trabajo.

Federico Rojo reconoce que la situación laboral ha cambiado mucho. “En aquellos años, acabábamos el ciclo formativo en diciembre. Por lo general, no empezabas a trabajar hasta el verano”. A partir de ahí, encadenabas con contratos más largos y podías moverte por los hospitales. Sin embargo, ahora la situación es otra. “Faltan patólogos en todas partes”, sentencia.

La especialidad tiene cada vez más carga de trabajo, es cada vez más difícil, más laboriosa y requiere más esfuerzo, resume Federico Rojo. Esto contribuye a que cada vez haya menos especialistas en Anatomía Patológica. “Antes, un diagnóstico era más sencillo de realizar y requería menos estudio e información de la que se necesita ahora”, añade.

Por otro lado, Federico Rojo considera que la escasez de especialistas en Anatomía Patológica también es consecuencia de una mala estrategia. A su juicio, no se generaron las suficientes plazas para garantizar el recambio. “Ha habido muchas jubilaciones en los últimos años y no se han formado suficientes patólogos para cubrir sus puestos”, afirma.

A esto se añade, según este especialista, que la especialidad no es demasiado apreciada. Federico Rojo asegura que hay mucha gente que hace la especialidad y la deja. “Incluso ocurre que, después de terminar los 4 años de la especialidad, empieza otra”, indica.

La sobrecarga frena la investigación

Los especialistas en Anatomía Patológica desarrollan su actividad en un laboratorio. El hecho de que sea una especialidad en la que no hay mucho contacto con el paciente lleva a pensar que disponen de más tiempo para investigar. Sin embargo, Federico Rojo asegura que en la actualidad ya no es así.

Este médico reconoce que la Anatomía Patológica era una especialidad muy transversal que estaba muy en contacto con otras especialidades. “Servíamos de puente hacia esa investigación”, señala.

En estos momentos, explica, la complejidad de la especialidad y la falta de profesionales hacen que sea imposible. Tal y como indica, “en la última reunión anual de la SEAP el comentario común de todos los compañeros era que estaban exhaustos, sobrepasados de trabajo, no llegamos, no encontramos gente para contratar…”. Esto es un problema en todos los hospitales del país, recalca.

Como ocurre con otras especialidades, la Anatomía Patológica también difiere de un lugar a otro en España. “Hay mejores y peores áreas geográficas”, denuncia Federico Rojo. Este especialista reconoce que, por un lado, existen problemas en el acceso a diagnósticos más complejos (biomarcadores, por ejemplo). Por otro, el hecho de que esta especialidad sea menos atractiva provoca una falta de especialistas y esto a su vez produce que exista una menor experiencia. En este sentido, asegura que, de igual forma que hay un acceso irregular a los fármacos por regiones, hay un acceso irregular al mejor diagnóstico.

La SEAP evoluciona al ritmo de la especialidad

En palabras de Federico Rojo los especialistas de Anatomía Patológica disponen de una de las sociedades científicas más activas. Es una de las sociedades “más pobres, porque como no somos prescriptores, no tenemos el soporte de las farmacéuticas”.  Con todo y con ello, Rojo afirma que la SEAP es muy consciente de los retos a los que se enfrenta: sobrecarga laboral, innovación, necesidad de formación y reciclaje. “Es muy activa y tiene un papel esencial en esa formación. Organizamos cursos, monográficos, sesiones de formación, etc.”, concluye.