El trabajo publicado es una revisión de estudios realizada por expertos de la Universidad de Jaén que demuestra que esta práctica también puede ayudar a prevenir las caídas en mayores y en la población de adultos en riesgo. Las caídas, señala uno de los investigadores, son la causa primaria de muerte traumática en adultos mayores y generan una gran carga al sistema de salud.

En relación a las caídas perjudiciales, los investigadores apuntan que existen pruebas de baja calidad que indican que el tai chi reduce el riesgo en un 50% a corto plazo y en un 28% a largo plazo. Los expertos de la Universidad de Jaén afirman que la práctica de tai chi puede reducir el riesgo de caídas en mayores en casi la mitad durante el primer año de seguimiento.

El riesgo puede reducirse a la mitad

El trabajo de la Universidad de Jaén afirma que el tai chi puede recomendarse, incluso, para adultos en riesgo. Según señala, la duración de las intervenciones analizadas por la universidad varía entre las 12 y las 26 semanas. La frecuencia de las sesiones de una hora varió de una a 3 veces por semana. Debido al reducido número de estudios publicados, los autores consideran necesarios más ensayos que investiguen el efecto del tai chi sobre las caídas perjudiciales y el tiempo hasta la primera caída.

Durante su investigación, la Universidad de Jaén identificó 10 ensayos clínicos aleatorizados que analizaron el efecto del tai chi en comparación con otros tratamientos (como la fisioterapia convencional, el ejercicio de baja intensidad, los estiramientos o el yoga) sobre el riesgo de caídas en mayores y en adultos en riesgo.

A partir de su estudio, afirman que la práctica del tai chi reduce significativamente el riesgo de caídas del 43% en comparación con otras intervenciones en el seguimiento a corto plazo (menos de 12 de meses) y una reducción del riesgo de caídas del 13% en el seguimiento a largo plazo (más de 12 meses).