La intervención combinada de ejercicio y autogestión es adecuada para mejorar la fuerza funcional de los miembros inferiores y la capacidad aeróbica en pacientes geriátricos con osteoartritis de rodilla, según ha demostrado un estudio de la Universidad de Lisboa, el servicio de Reumatología del Hospital Beatriz Ângelo y el Centro Interdisciplinario para el Estudio del Desempeño Humano (CIPER).

El estudio, publicado en Clinical Rehabilitation, evaluó la efectividad de la autogestión (comunicación con el especialista y manejo de los síntomas cognitivos) y el programa de ejercicios de 12 semanas PLE2NO en 35 pacientes portugueses mayores de 60 años con osteoartritis de rodilla. Mientras, otros 32 pacientes con las mismas condiciones y características formaron el grupo de control, sometido a una intervención educativa. En todos ellos se midieron resultados primarios y secundarios:

  1. Calidad de vida.
  2. Capacidad aeróbica.
  3. Salud autopercibida.
  4. Conductas de autocontrol.
  5. Flexibilidad de la extremidad.
  6. Fuerza funcional en la extremidad.
  7. Síntomas de osteoartritis (dolor, hinchazón, crujido, limitación de movimiento y rigidez).

Según informaron los autores, el ejercicio y la autogestión logró que el grupo mejorara en variables como la comunicación con los médicos, la capacidad aeróbica y la fuerza funcional; aunque no se observó un efecto grupal significativo, sí se observaron mejoras clínicas en el dolor (31%) y otros síntomas de la osteoartritis de rodilla (29%). Respecto al manejo de los síntomas cognitivos, la salud autopercibida y la flexibilidad de las extremidades, los autores no hallaron mejoría. “Este estudio respalda la importancia de una intervención combinada de ejercicio y autogestión”, concluyen.