El tratamiento del déficit de hierro debe basarse en las preferencias del paciente, según el especialista Domingo Ruiz, del Servicio de Medicina Interna del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, que ha participado en una de las sesiones del 38.º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que se está celebrando en Madrid.

“A medida que aumenta la edad, aumenta la prevalencia de anemia”, ha apuntado Ruiz, que ha centrado su ponencia en el abordaje del déficit de hierro en el anciano frágil, en el que la disminución de los depósitos de hierro puede dar lugar a descompensaciones sistémicas que agraven la situación del paciente.

De acuerdo con el experto, para manejar el déficit de hierro en esta población es fundamental realizar una buena evaluación antes de realizar el diagnóstico. Después, es necesario establecer un tratamiento basado en las preferencias del paciente (para evitar el abandono) y que tenga en cuenta las barreras existentes. Por último, hay que valorar la respuesta a la terapia de manera integral.

Por su parte, José María Cepeda, del Hospital de la Agencia Valencia de Salud Vega Baja, en Orihuela (Alicante), ha analizado el abordaje del déficit de hierro en el paciente con tratamiento antitrombótico. La comorbilidad, la inflamación y el efecto de los medicamentos, ha dicho, se unen para empeorar el pronóstico de esta población.

El encuentro sobre déficit de hierro es uno de los celebrados durante la segunda jornada del Congreso SEMI. Ha sido moderado por Álvaro González, del Servicio de Medicina Interna del Hospistal Universitario Central de Asturias, que ha recordado que la anemia es una patología a la que los internistas se enfrentan día a día. “Nos debemos plantear si estamos haciendo lo suficiente”.