Según ha informado el Gobierno de Navarra, la unidad se concibió para disminuir la morbimortalidad asociada a las fracturas de cadera sufridas por personas mayores de 65 años y mejorar su recuperación funcional. La evaluación inicial marca una tendencia positiva en todos los aspectos de mejora que se perseguían.

Para realizas dicha evaluación, se comparó la actividad realizada en entre marzo y junio de 2017 con el mismo periodo del año pasado. En esos meses de 2016, el Hospital Reina Sofía asistió a 42 pacientes con fractura de cadera con una media de 86 años; en 2017, se atendió a 38 pacientes con 83 años de media.

Supervivencia

La tasa de supervivencia intrahospitalaria del primer grupo fue al 95%, mientras que la del segundo alcanzó el 100%. A los 3 meses, la supervivencia fue del 88% en los pacientes de 2016 y del 95% en 2017. Respecto a los tiempos, la media de espera para una intervención se redujo de 85 a 31,8 horas.

Así, en el trimestre de 2017 analizado un 84,2% de pacientes pudo ser intervenido en las primeras 48 horas, frente al 40% que accedió a una operación inmediata en el mismo periodo del ejercicio anterior. De acuerdo con estudios internacionales, la mortalidad intrahospitalaria de personas que sufren fracturas de cadera se eleva un 5% por cada 10 horas de retraso desde la admisión en urgencias hasta que son sometidas a cirugía.

Los nuevos protocolos establecidos en el Hospital de Tudela han repercutido también en la reducción de complicaciones médicas (de 23 a 6) y quirúrgicas (de 8 a 5), con el consiguiente efecto en la disminución de la estancia media hospitalaria de estos pacientes, que pasó de los 10,6 días a los 6,3 días en los periodos analizados. La tasa de transfusiones que han requerido estos pacientes se ha reducido también de los 22 a los 13 casos.

A las mejoras asistenciales detectadas durante el pilotaje de la unidad se suma una mejor gestión y optimización de recursos, con una reducción estimada de costes por fractura tratada del 30%. El gerente del Área de Salud de Tudela, José Ramón Mora, y el coordinador de la nueva unidad de ortogeriatría, Pablo Díaz de Rada, presentaron los datos en una sesión con profesionales presidida por el gerente del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), Oscar Moracho.