El nuevo protocolo de urgencias de Andalucía prestará especial atención al paciente frágil que acude a este servicio. Tal y como detalla la Junta de Andalucía en una nota de prensa, las urgencias de los hospitales públicos reforzarán la vigilancia y la identificación de pacientes, especialmente del paciente frágil.

Además de introducir cambios en los sistemas informáticos que refuercen estas medidas y permitan asegurar que la asistencia se presta con las máximas garantías de calidad, se intensificará el control del número de acompañantes que pueden estar dentro de estos espacios, para evitar situaciones que dificulten el trabajo asistencial de los profesionales.

La Junta de Andalucía ha anunciado este protocolo de urgencias después de que la Consejería de Salud haya evaluado el Plan de Alta Frecuentación junto con responsables médicos y de enfermería de las urgencias hospitalarias y de Atención Primaria. Tal y como ha manifestado la consejera, Marina Álvarez, “nuestro objetivo es el error cero y los protocolos con los que contamos nos permiten atender con calidad a la gran mayoría de los usuarios”.

Las medidas para reforzar la atención urgente harán especial hincapié en el paciente frágil, pero, explica la Junta, permitirán mejorar la seguridad, identificar en qué punto se han producido los fallos y qué medidas se pueden tomar para responder de la forma más eficaz. El protocolo de urgencias se perfilará con las aportaciones que hagan los profesionales.

La identificación segura de los pacientes se logrará con una pulsera que incluya su nombre y apellido, indica la nota de prensa. Por otro lado, el nuevo protocolo de urgencias tratará de mejorar el control que se hace de los pacientes en las salas de espera. Se asignará un equipo asistencial a cada paciente que será el encargado de prestar los cuidados que necesite.

La Consejería de Salud considera importante agrupar en espacios o zonas diferenciadas, con una mayor vigilancia, al paciente frágil, a aquellos que presenten problemas de comunicación o que acuden solos. En cuanto al protocolo de altas, cuando no se localice al paciente tras varias llamadas, se exigirá que los profesionales realicen una búsqueda activa paciente a paciente.

Según la consejera, el paciente frágil requiere una atención especial, haciendo referencia a personas dependientes o con dificultad de relación con el medio y pacientes que acuden solos, principalmente. Para reforzar su vigilancia, se plantean medidas identificativas y organizativas y modificaciones en el sistema informático que registra los episodios urgentes en la historia clínica digital del paciente.