El III Congreso Iberoamericano de Telesalud y Telemedicina reunirá a especialistas internacionales los días 4, 5 y 6 de octubre, para abordar los últimos avances en materia de envejecimiento. Ageing Lab aprovechará esta ocasión para impulsar su modelo de envejecimiento positivo.

Tal y como ha explicado a EFE Lucía González, gerente de proyectos de la fundación Ageing Lab, en este encuentro presentará la ponencia titulada El rol de la tecnología en el envejecimiento digno y positivo. Este modelo consiste en un sistema de actuación que parte de la premisa del envejecimiento como oportunidad de desarrollo vital para personas en edad avanzada.

Este sistema de promoción del envejecimiento positivo se emplea en servicios relacionados con los cuidados a las personas mayores. Está basado en que la actividad tecnológica debe ser transversal e inherente a cada servicio, tanto en el uso de la tecnología como a la hora de promover el acceso a la persona usuaria, señala González.

Uno de los ejemplos más conocidos de la aplicación de la tecnología para promover un envejecimiento positivo es la domótica, según destaca esta experta. “La domótica garantiza la adecuación del entorno a sus necesidades”, apunta.

Otros ejemplos son el uso de herramientas informáticas para el ocio y la comunicación familiar, la teleasistencia o sistemas adaptados para entrenar capacidades físicas o cognitivas. La fundación Ageing Lab acude a este congreso con la intención de poner el foco en el envejecimiento demográfico de la población mundial, un aspecto clave según la Organización Mundial de la Salud, que estima que la población mundial con más de 60 años se duplicará entre los años 2000 y 2050.