La investigación, publicada en Stem Cell Reports, ha demostrado que durante el proceso de reprogramación in vivo, los telómeros de las células se alargan por el aumento de la telomerasa endógena. Los autores del estudio han comprobado que al inducir la desdiferenciación de las células en organismos adultos, los telómeros se alargan. “Es algo consistente con el rejuvenecimiento celular”, afirma María Blasco, responsable del trabajo.

Para llegar a esta conclusión, el equipo dirigido por María Blasco utilizó ratones reprogramables. Las células de estos animales portan los 4 factores de Yamanaka (OSKM) que se activan con la administración de un antibiótico. Cuando se administra, las células retornan a un estadio similar al embrionario conocido como pluripotencia.

Debido al importante papel de los telómeros en la regeneración de los tejidos, el envejecimiento y el cáncer, los investigadores decidieron estudiar los cambios que se producen en estas estructuras durante el proceso de reprogramación in vivo. Los resultados indicaron que este proceso conlleva un alargamiento de los telómeros, un marcador de rejuvenecimiento celular.

La pérdida de diferenciación de las células en el cáncer

La pérdida de diferenciación de las células es un fenómeno que ocurre en el contexto fisiológico. Sucede durante la regeneración de tejidos y también en la tumorigénesis. De hecho, “se está afianzando como uno de los pasos críticos iniciales del desarrollo de un cáncer”, señala el trabajo.

La reprogramación in vivo induce una desdiferenciación similar a la asociada al inicio de un cáncer y ambas conllevan cambios análogos en los telómeros. En ambos procesos se observa la activación de la telomerasa y la consiguiente elongación de los telómeros, concluyen las autoras.