Para ello, decidieron realizar un estudio de 135 pacientes de 74 años que habían sido diagnosticados con aneurismas de aorta abdominal infrarrenal con tomografía axial computarizada con contraste entre los años 2013 y 2016. Los investigadores registraron los datos demográficos, la presencia de quiste simple renal y los factores de riesgo para el desarrollo de aneurismas de aorta abdominal.

Además, en el estudio, que ha sido publicado en la revista de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, los investigadores realizaron una estadística descriptiva con medidas de tendencia central, dispersión y un análisis de la relación del diámetro aneurismático con la presencia de quiste simple renal y su presencia unilateral o bilateral. Así, pudieron observar que 68 de ellos (54,8%) tenían un quiste simple renal, de los que 35 (50,7%) eran bilaterales.

En aquellos pacientes sin quiste simple renal, el diámetro medio de los aneurimas de aorta abdominal fue de 59,2 milímetros, en comparación con los 65,2 milímetros de diámetro medio aneurismático de los pacientes con un quiste simple renal. Asimismo, los investigadores tampoco observaron diferencias especialmente significativas en el diámetro máximo en la presencia de un quiste simple renal y su presencia unilateral o bilateral.

En el grupo de pacientes con aneurismas de aorta abdominal y quiste simple renal unilaterales el diámetro máximo fue de 53,5 milímetros en comparación con los 59,1 del grupo con aneurismas de aorta abdominal con quiste simple renal bilaterales. Estos resultados implican que “en nuestra serie, no se encontró una relación significativa entre la presencia de un quiste simple renal, la bilateralidad y el tamaño de los aneurismas de aorta abdominal”, declaran los autores del estudio.