El horario de verano provoca alteraciones en las personas mayores.

El cambio al horario de verano afecta más a los biorritmos de las personas mayores que el de invierno. En una nota de prensa Atenzia asegura que a las personas mayores les cuesta más adaptarse al horario de verano. Este cambio se hará esta noche y a las 2 a.m. serán las 3 a.m. El adelanto de 60 minutos puede tener consecuencias en los biorritmos. Las alteraciones más frecuentes afectan al sistema digestivo y al nervioso.

Les cuesta más adaptarse a un día de 23 horas que a uno de 25, añade. En general, los más afectados por el cambio de hora son los niños y las personas mayores. El cambio al horario de verano puede provocar desánimo, alteraciones del sueño y de hábitos alimenticios y falta de vitalidad. los síntomas que puede provocar cambiar al horario de verano son:

  1. Desregulación del ciclo sueño-vigilia.
  2. Cansancio.
  3. Fatiga.
  4. Irritabilidad.
  5. Problemas de concentración.
  6. Dolor de cabeza.
  7. Mareos.
  8. Trastornos digestivos.

El horario de verano provoca que el tiempo de sueño se reduzca en 60 minutos. La calidad también disminuye un 10% en los 10 días siguientes a la transición, señala Atenzia. Estos síntomas suelen permanecer durante 3-4 días. Sin embargo, en las personas mayores de 70 años se pueden prolongar durante 10 días.

Con el objetivo de prevenir las alteraciones que produce cambiar al horario de verano, Atenzia recomienda:

  1. Realizar un ajuste paulatino.
  2. Evitar dormir la siesta durante unos días.
  3. Llevar una vida activa.
  4. No consumir sustancias estimulantes.
  5. Realizar cenas ligeras.
  6. Evitar el uso de dispositivos móviles antes de acostarse.
  7. Tener actitudes relajantes.