El objetivo del estudio es determinar la prevalencia del consumo de medicamentos no indicados en personas mayores de 80 años. Según los investigadores, hasta el momento solo se dispone de los datos referentes a personas de entre 65 y 79 años.

El hecho de que los mayores presenten más enfermedades crónicas que los jóvenes provoca que consuman un mayor número de medicamentos y, por tanto, sufran más episodios de efectos adversos, apunta el estudio. Con el envejecimiento, los pacientes geriátricos, especialmente los más mayores, son más vulnerables a los problemas relacionados con el consumo de fármacos, incluidos aquellos de uso no adecuado.

Los investigadores han analizado una muestra de 1.796 participantes de 65 años o más. Tal y como detalla Chinese Medical Journal, cerca del 58,2% de los pacientes mayores de 80 años consumen al menos un PIM, frente al 43,4% de los pacientes con edades comprendidas entre los 65 y los 79 años.

Atendiendo a los costes económicos, el estudio pone de manifiesto que el coste medio de la hospitalización de los participantes es de 3244 ,9 dólares, mientras que, en el caso de los mayores de 80 años, asciende a 3558.4 dólares.