“Podemos aliviar la mayoría de los síntomas del párkinson durante algunos años gracias a los tratamientos existentes. Sin embargo, la enfermedad continúa empeorando. Esta es una de las mayores evidencias que tenemos hasta ahora de que el medicamento hace algo más que aliviar los síntomas del párkinson”, asegura Foltynie.

Los investigadores seleccionaron a 60 personas con párkinson a las que administraron una inyección semanal de exenatida o de placebo inactivo durante 48 semanas, junto con sus medicamentos regulares. Tras dicho periodo, aquellos que habían ingerido exenatida tenían 4 puntos más de agilidad (sobre una escala de 132), una mayor capacidad de lenguaje y menos temblores que aquellos que recibieron placebo.

"Este ensayo proporciona un motivo excelente para que se realicen estudios con muestras de mayor tamaño y más tiempo de duración”, asegura Martin Niethammer, neurólogo del Instituto de Neurociencias de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. Todavía debe verificarse “si la exenatida y los medicamentos parecidos tienen realmente el efecto de modificar la enfermedad o solo de mejorar los síntomas del párkinson ", explica Niethammer.

Por el momento los especialistas recomiendan no administrar ni prescribir exenatida a los pacientes “hasta que se sepa más sobre su seguridad e impacto en el párkinson”, a pesar de que se haya demostrado su seguridad en pacientes diabéticos, señala Brian Fiske, vicepresidente principal de programas de investigación en The Michael J. Fox Foundation for Parkinson's Research.