Los investigadores analizaron a 328 pacientes tratados en centros de salud, mayores de 85 años y de los cuales, un 95,1% sufría más de una enfermedad, es decir, tenían un patrón de multimorbilidad. El seguimiento de los enfermos se realizó por un periodo de tres años con análisis de supervivencia según los grupos de enfermedades. Los resultados iniciales mostraron que cuando se sufren estas tres enfermedades la probabilidad de morir se cuadruplica.

En el caso de las personas mayores de 85 años que presenten fibrilación auricular e insuficiencia renal crónica, la probabilidad de morir es tres veces mayor que la del resto de la población. Padecer una enfermedad renal crónica además de anemia y déficit visual implica también mayor probabilidad de morir.

Assumpta Ferrer, investigadora principal y coordinadora del Grupo Octabaix, ha subrayado que estos resultados destacan la importancia de identificar de forma precoz las personas afectadas por fibrilación auricular, enfermedad renal crónica y déficit visual a los 85 años por su alto riesgo de mortalidad.

El objetivo del Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol es trasladar estos resultados preliminares a la realidad de una consulta para comprobar si tienen aplicabilidad en la práctica diaria del primer nivel asistencial y generan beneficios directos sobre la salud de los pacientes.