El objetivo de la investigación fue evaluar los efectos de la terapia antioxidante entre personas mayores que sufren de acúfenos o zumbidos en el oído. Hasta ahora se habían explorado otro tipo de tratamientos para los acúfenos como las terapias cognitivo-conductuales. La terapia con antioxidantes se ha empleado en otros campos de la medicina, de ahí que los investigadores considerasen que podría ser una alternativa prometedora para controlar estos síntomas.

El estudio, prospectivo y doble-ciego, incluyó a 58 pacientes de 60 años con acúfenos relacionados con la pérdida de audición asociada al envejecimiento. Se sometió a estos pacientes al cuestionario THI (Tinnitus Handicap Inventory) 6 meses antes y después de la terapia. La terapia con antioxidantes consistió en un extracto de Ginkgo biloba (120 mg/día); de ácido α-lipoic (60 mg/día), vitamina C (600 mg/día), clorhidrato de papaverina (100 mg/día); vitamina E (400 mg/día) y placebo.

Los resultados demostraron que la terapia con antioxidantes para acúfenos no supuso mejoras significativas en relación a la puntuación obtenida en el THI. Los autores concluyen que la terapia con antioxidantes para acúfenos no es efectiva para tratar esta dolencia en personas mayores. La prevalencia de los acúfenos entre la población adulta es de aproximadamente un 10%. Esta patología tiene un fuerte impacto en la calidad de vida de los afectados. La terapia con antioxidantes ya se había probado en otro tipo de trastornos auditivos como la sordera, para prevenir la ototoxicidad o para tratar un trauma acústico agudo.