Los expertos subrayan que cuanto antes empieza a fumar el paciente, menos efecto le produce la vitamina E. Este método tampoco funciona si el paciente lleva una vida muy sedentaria o fuma con una alta intensidad. Según explica el estudio, los beneficios de la vitamina aumentan hasta un 72% si el paciente deja de fumar o comienza a hacer algo de ejercicio.

La neumonía parece afectar más a la población envejecida. Un estudio del Hospital de Sagunto, en Valencia, afirma que, de todas las personas ingresadas por neumonía en un año, casi el 80% eran pacientes mayores de 70 años. Como dato interesante, los expertos indican que prácticamente la mitad de esta muestra provenía de residencias de ancianos.

Según el estudio, la neumonía afecta a un gran porcentaje de la población envejecida, ya que la función mucociliar de las vías aéreas superiores e inferiores está disminuida. Con la involución del timo la función de los linfocitos disminuye y aumenta las posibilidades de sufrir la enfermedad. También presentan una disminución de la respuesta inmune específica, especialmente las de la inmunidad celular.

La enfermedad también puede tener un origen bacteriano que se deben a la microaspiración de la flora que coloniza la orofaringe, algo que se ve con mayor frecuencia en los ancianos. Estos pacientes presentan muchas condiciones neurológicas que pueden alterar el nivel de conciencia y causar asincronía orofaríngea o alteraciones en la deglución.

 Con el uso de marcadores radioactivos, se ha encontrado, que el 70% de ancianos con neumonía adquirida tienen evidencias de microaspiración silente 3. Los ancianos también tienen una mayor colonización orofaríngea causada por su alta frecuencia de enfermedades periodontales, uso de antiácidos, desnutrición y frecuentes hospitalizaciones o admisiones a instituciones geriátricas.