El estudio sobre las variantes genéticas asociadas a la longevidad se ha publicado en Journals of Gerontology: Biological Sciences y subraya la importancia del descubrimiento de una serie de combinaciones de variantes genéticas comunes y raras asociadas a la longevidad y una mayor esperanza de vida.

La investigación, dirigida por Paola Sebastiani, partió de 4 estudios para crear una muestra de 2.070 personas con un percentil de longevidad elevado. En su análisis, los responsables del estudio identificaron nuevas variantes asociadas a la longevidad, localizadas en los cromosomas 4 y 7. El estudio también confirmaba los efectos sobre la longevidad de otras variaciones como los SNP o polimorfismos de nucleótido único.

Los resultados muestran, según señalan los autores, que la combinación de ciertas variantes genéticas se asocia a la longevidad. “Los datos y análisis de supervivencia proporcionan apoyo a la hipótesis de que la composición genética de la longevidad se basa en una combinación de variantes comunes y raras, con variantes comunes que crean el fondo para sobrevivir a edades avanzadas relativamente comunes (por ejemplo, en los años 80 y 90), y combinaciones específicas de variantes poco comunes y raras que añaden una ventaja adicional para la supervivencia a edades aún mayores”, añaden.