“No tenemos el número suficiente de médicos ni de enfermeros especialistas en Geriatría para proveer una atención sanitaria específica”, ha denunciado el presidente de la SCGiG, Domingo Ruiz. En su opinión este servicio de geriatría “es primordial” en Cataluña puesto que implica la atención a 1,4 millones de personas mayores de 65 años y que representan el 18,5% de la población.

Por este motivo, la SCGiG trabaja por conseguir un aumento en la oferta de plazas MIR y EIR, así como en la reacreditación de los profesionales que trabajan día a día en este campo. El presidente de la sociedad científica ha lamentado que en los servicios de urgencias hay “una selección adversa por la edad”.

Mejorar el apoyo geriátrico para ayudar a los profesionales de urgencias a adoptar mejores decisiones diagnósticas y terapéuticas es otro de los retos que se marca la SCGiG. Antonio San José, miembro del comité organizador del congreso, considera vital adecuar el esfuerzo diagnóstico y terapéutico, y mejorar las transiciones y el continuum asistencial.

Además, el aumento de la esperanza de vida, de la pluripatología y de la repercusión funcional y social hace que en la actualidad la población de edad avanzada esté en contacto con múltiples recursos asistenciales, recuerdan desde la SCGiG.