Joanna Masel, profesora de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Arizona, ha reconocido que “el envejecimiento es matemáticamente inevitable. Desde el punto de visa lógico, teórico y matemático no hay escapatoria”.

Bajo el título Competencia intercelular e inevitabilidad del envejecimiento multicelular, el estudio de la Universidad de Arizona explica que la comprensión actual del proceso de envejecimiento deja abierta la posibilidad de que este se detenga si la ciencia encuentra una forma de hacer que la selección entre organismos sea perfecta.

Una de las formas para luchar contra el envejecimiento que se han sugerido consiste en utilizar la competencia entre células para eliminar aquellas inactivas y que funcional mal, mientras se mantienen intactas otras células, detalla la investigadora. “Sin embargo”, añade Masel, “la solución no es tan simple”.

El proceso de envejecimiento tiene 2 efectos característicos sobre las células, explica el estudio. Por un lado, a medida que el cuerpo envejece las células se ralentizan, comienzan a perder funciones y dejan de producir pigmento. Por otro lado, algunas células aumentan su tasa de crecimiento lo que da lugar a células cancerosas. “A medida que envejecemos”, explican, “todos tendemos a desarrollar células cancerosas en el cuerpo”.

Los autores consideran que luchar contra el envejecimiento es imposible. Entre sus argumentos figura el hecho de que al envejecer la mayoría de las células se reducen y pierden sus funciones. Sin embargo, determinadas células comienzan a crecer de forma descontrolada. Al deshacerse de células inactivas, proliferan las células cancerosas, mientras que, si se deshace de células cancerosas, las inactivas se acumulan, explican.

“Estás atrapado entre permitir que estas células inactivas se acumulen o que las células cancerosas proliferen, y si haces una cosa no puedes hacer la otra. No puedes hacer ambas cosas al mismo tiempo”, aclaran.

El trabajo de los investigadores presenta una ecuación matemática que expresa por qué el envejecimiento es una “verdad incontrovertible” y “una propiedad intrínseca de ser multicelular”.