Mecanismos de envejecimiento

Los mecanismos de envejecimiento serán uno de los temas centrales del Congreso EuroMedLab. El mismo se celebrará en Barcelona entre los días 19 y 23 de mayo. Está organizado por la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio junto con la Federación Internacional de Química Clínica y Medicina de Laboratorio y la Federación Europea de Química Clínica y Medicina de Laboratorio.  La cita se celebra con carácter bienal y es el evento científico más importante de la Medicina de Laboratorio en Europa.

En este sentido, el objetivo de este encuentro es mostrar los últimos avances clínicos y en la investigación. Dentro de este empeño, la sesión inaugural aborda los retos que plantean los mecanismos de envejecimiento con una ponencia titulada Recent progress on the mechanisms of aging and its medical applications. La pronunciará el doctor Manuel Serrano, líder del Laboratorio de Plasticidad Celular y Enfermedad del IRB Barcelona.

El facultativo expondrá la relevancia de las llamadas células senescentes en múltiples enfermedades y también en el envejecimiento. De hecho, el especialista recuerda que “las células senescentes son células dañadas que persisten en el organismo. También contribuyen al deterioro funcional de tejidos y órganos”. Además, precisa que, aunque todavía no hay ninguna terapia contra el envejecimiento, «sí hay varios ensayos clínicos en marcha», dirigidos a enfermedades concretas asociadas al envejecimiento y cuyos resultados se sabrán en los próximos años.

Por otro lado, el objetivo de los científicos es conseguir actuar, de forma dirigida, sobre las células senescentes. En este sentido, Manuel Serrano recuerda que «estoy convencido» de que las terapias dirigidas contra las células senescentes serán realidad pronto. Además, serán efectivas tanto para las enfermedades degenerativas como para los procesos fibróticos, que son comunes en edades avanzadas.

Revertir el envejecimiento

Aunque revertir el envejecimiento en sí mismo es algo aún muy lejano y especulativo, el especialista sí que vislumbra la posibilidad de conseguir eliminar las células senescentes. Estas terapias dirigidas a las células senescentes se han aplicado en ratones de edad avanzada, según detalla. Además, comprueban que “revierten algunos aspectos del envejecimiento y los animales son más longevos”. Sin embargo, “se tardará años antes de que podamos saber si esto también es cierto en humanos”, concluye.

En la actualidad, es posible medir el envejecimiento gracias al llamado reloj epigenético. Se trata de un marcador que mide los cambios en la metilación de algunas posiciones concretas del ADN y que se puede determinar a través de una simple muestra de sangre.