Según informa ZeeNews, los experimentos realizados por la Universidad de Buffalo mostraron que este gen embrionario es capaz de activar procesos celulares clave para prevenir la debilidad de los huesos, la obstrucción de las arterias y otros signos del envejecimiento. “Nuestra investigación sobre Nanog nos está ayudando a comprender el proceso de envejecimiento y cómo revertirlo”, ha explicado Stelios Andreadis, autor principal del estudio.

Los resultados del estudio, publicado en Stem Cells, suponen, al mismo tiempo, un prometedor avance en relación a los trastornos de envejecimiento prematuro como la progeria o síndrome de Hutchinson-Gilfordde. Para luchar contra el envejecimiento, el cuerpo humano dispone de un reservorio de células no especializadas capaces de regenerar órganos conocidas como células madre adultas.

A medida que las personas envejecen estas células se reducen. La solución a este problema pasa por revertir los efectos del envejecimiento en estas células. En el estudio de la Universidad de Buffalo el equipo de investigadores introdujo el gen embrionario Nanog en estas células. Los investigadores hallaron que Nanog es capaz de abrir 2 vías celulares clave para restaurar las propiedades regenerativas que las células madre adultas pierden a causa del envejecimiento.

Los investigadores trabajan ahora en identificar fármacos que puedan reemplazar o imitar los efectos de Nanog. Esto les permitirá estudiar si los aspectos del envejecimiento en el interior del cuerpo también pueden revertirse.