Tal y como recoge MedlinePlus, la disminución de la densidad ósea y la masa muscular asociada a la edad aumentan el riesgo de sufrir lesiones en las personas mayores. El ejercicio físico, y en concreto el entrenamiento de fuerza, puede ayudar a prevenir caídas y, en consecuencia, lesiones.

De acuerdo con Christopher Sciamanna, internista en el Centro Médico de la Universidad Estatal de Pensilvania, el ejercicio aeróbico ayuda a mejorar la salud cardiaca, mientras que el entrenamiento de fuerza contribuye a ganar masa muscular y mejorar el equilibrio. Este tipo de entrenamiento puede ser una alternativa a los fármacos, o un complemento, para prevenir caídas.

Investigaciones previas señalaban que los mayores que realizaban entrenamiento de fuerza pueden ganar hasta 1,4 kilos de músculo al año, según el investigador, quien asegura que los mayores de 80 años pueden incrementar hasta un 100% su fuerza muscular después de un año de entrenamiento de fuerza en el que la resistencia aumente de manera gradual.