Según recuerda la AEEMT, las características especiales de las condiciones de trabajo de estos profesionales pueden tener un impacto negativo sobre el envejecimiento saludable y la capacidad para trabajar. Con el objetivo de conocer cuál es la realidad de este colectivo, se llevó a cabo un estudio transversal observacional multicéntrico entre 632 trabajadores de 45 años.

Se entregó a todos los trabajadores sanitarios del ámbito público, privado, hospitalario y extrahospitalario, un cuestionario donde se analizaban las condiciones de trabajo, su relación con la capacidad para trabajar y las medidas preventivas adoptadas por las empresas. Además de conocer la salud laboral de los profesionales sanitarios, el estudio pretendía valorar si desde la empresa se promovía un envejecimiento saludable.

Los resultados mostraron que la mayoría de los problemas de salud de los profesionales sanitarios provienen de trastornos musculoesqueléticos y mentales. Los investigadores identificaron que uno de cada 4 trabajadores asegura que su puesto de trabajo no está adaptado para poder desempeñar su trabajo hasta los 65 años. Asimismo, el 64% de estos trabajadores mostraba el Índice de Capacidad para Trabajar alterado.

Los autores del estudio concluyen que promover el envejecimiento saludable es un factor que debería considerarse entre los profesionales sanitarios. Tal y como aseguran, en el ámbito sanitario, el envejecimiento de los trabajadores es un aspecto que se debería tener en cuenta, sobre todo, en ciertos puestos de trabajo que presentan mayores demandas físicas y ciertas condiciones como la turnicidad / nocturnidad, con el fin de adoptar medidas preventivas.