La vacuna adyuvada en mayores de 65 años es más coste-efectiva que las convencionales en episodios de gripe estacional. Así lo sugiere el Joint Committee on Vaccination and Immunisation (JCVI) de Reino Unido, que recomienda administrar de forma preferente la vacuna adyuvada en mayores de 65 años para la prevención de la gripe estacional en la campaña 2018-19.

Tal y como defiende en una nota de prensa, la vacuna adyuvada en mayores de 65 años es más eficaz y tiene un mejor perfil coste-eficacia si se compara con las vacunas convencionales. Según explica este organismo, la eficacia de las vacunas convencionales no adyuvadas es limitada a partir de los 65 años, y no se aprecia eficacia significativa a partir de los 75 años.

En su último encuentro la JCVI ha acordado su recomendación como inmunización preferente para este colectivo. Los datos presentados por el departamento de salud de Inglaterra (PHE) correspondientes a la campaña 2016-17 han puesto de manifiesto que las vacunas convencionales proporcionan una protección escasa o incluso inexistente frente a la gripe estacional en personas mayores de 65 años.

El comité británico ha mostrado su preocupación porque espera una temporada de gripe complicada. El organismo ha insistido en la importancia de administrar la vacuna adyuvada en mayores de 65 años para garantizar una correcta inmunización. El JCVI ha recordado que en las 6 temporadas previas se produjo un aumento excesivo de la mortalidad por todas las causas en la población de edades superiores a los 65 años.

La falta de eficacia de la vacuna convencional, explica el comité, se debe a la inmunosenescencia, un proceso que consiste en el deterioro de la respuesta inmune a las vacunas asociado al envejecimiento.