“Debemos cambiar la palabra fast, del fast track quirúrgico a best; es decir, pasar del camino más rápido al mejor camino para la cirugía protésica programada del anciano”, defiende Alonso Bau, jefe asociado de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles. Tras analizar la implantación, éxitos y resistencias de fast track en cirugía protésica, Bau y su equipo se han propuesto rediseñar la Ortogeriatría. “El best track lleva implícito un cambio radical de las técnicas tradicionales por nuevas técnicas anestésicas y traumatológicas, así como del manejo del dolor y de la recuperación funcional”, explica el especialista.

El paso del fast al best track ha permitido que los pacientes pasen de un proceso quirúrgico ortoprotésico de más de una semana a una media de 4 días de estancia. Los pacientes que más se beneficiarían de este “mejor camino” quirúrgico serían los no frágiles, explica Bau; por eso, “lo primero en una consulta de Ortogeriatría es una adecuada selección de pacientes”. En el best track, el paciente es activo y participa de su propia recuperación posquirúrgica, para lo cual debe “conocer lo que le está sucediendo”. A tal efecto “es necesario informar al paciente antes de la cirugía, a través de charlas y videos educativos en el propio hospital”, recomienda Bau.

Como antiguo mir del centro, Bau ha participado en III mesa redonda que el Hospital Central de la Cruz Roja San José y Santa Adela ha programado dentro de la celebración de su centenario.La III mesa redonda de Cruz Roja, también contó con la participación de Juan Ignacio González. El jefe de servicio de Geriatría del Hospital la Paz ofreció a los oyentes un recorrido por la historia de la Ortogeriatría.